sábado, 11 de octubre de 2008

Reconocimiento del gasto, ingreso, costo y utilidad y el principio de comparabilidad

Indice
1. Reconocimiento de los ingresos
2. Medición de los ingresos
3. Momento del reconocimiento del ingreso
4. Bases para el reconocimiento de los ingresos
5. Reconocimiento de gastos

Los puntos principales que preocupan en la contabilidad de los ingresos aparecen tratados a continuación:
Es mucha la atención que gira en torno del momento del reconocimiento, ya que se ha demostrado que el mismo tiene máximo interés en la practica. Esto ira seguido de una presentación y exposición del reconocimiento de los ingresos.

Definición.
Los ingresos al igual que la utilidad, constituyen un concepto fluido, y a base del dinero podría definírseles como la realización productiva del producto neto de una entidad, el ingreso se define como la expresión monetaria de las mercancías de una entidad, el ingreso se debe definir como la expresión monetaria de las mercancías creadas o de los servicios prestados, la definición que dice que los ingresos son resultado de la venta de mercancías resulta indebidamente restringida.
Los ingresos también se han definido como aumento del activo neto, o como un aflujo de activo resultante de la producción o entrega de mercancías o de las prestaciones de servicios.
La expresión " realización productiva " incluye lo que a menudo se denomina " actividades no de operación de la entidad " los resultados de estas actividades ( intereses, dividendos, precios de arrendamientos) quedan incluidos en la definición del ingreso.
Se ha definido el ingreso como excluyendo las ganancias dimanantes de la venta, el intercambio o la conversión de elementos del activo distintos a las mercancías en existencias ( inventarios)
Lo que realmente se contabiliza es sola la ganancia en un supuesto que no se considere que el monto bruto o precio de venta recibido sea el indicador de un logro de la entidad, tal como son los demás elementos que se incluyen en el ingreso, según la opinión de la comisión de principios contables, son partidas extraordinarias que deben aparecer en su monto de ingreso, ya neto de impuestos aplicables, para que se llegue a una utilidad neta y por lo tanto son implícitamente elementos de los ingresos.

2. Medición de los ingresos

El mejor modo de medir los ingresos de una entidad es aplicando el valor intermedio de cambio de los artículos o servicios que los han producido. En la practica corriente, el ingreso se contabiliza, típicamente el precio al que se ha llegado en el convenio con el cliente, pero este precio mide el valor de intercambio y el ingreso implicado, solamente cuando el efectivo se recibe de inmediato, e incluso en ese ultimo caso quizás se necesite algún otro ajuste por bonificaciones y márgenes esperados.
En la práctica real, generalmente se hace caso omiso del descuento de promesas de pago de sumas futuras debido a que:

  1. Se plantea la pregunta acerca de cuál habrá de ser el tipo de interés que debe aplicarse.
  2. Puesto que intervienen promesas a corto plazo, es probablemente que las cantidades carezcan de importancia.
  3. Incluso si el interés implícito tiene importancia sus efectos en la utilidad periódica es posible que no la tenga, puesto que el proceso del descuento implica, en gran medida, una reclasificación de los ingresos entre ingresos por venta de productos e ingresos por intereses, lo que quizás no sea una información importante.

El ingreso se mide valorando el elemento activo que se recibe y el valor de un elemento del activo lo constituyen sus ingresos netos esperados tras haberles hecho el descuento adecuado por intereses y factores de probabilidad. Puestos que los descuentos de contado, bonificaciones y otras concesiones disminuyen el aflujo esperado de efectivo, disminuyen también el valor del elemento del activo.
Cuando una cantidad funciona puramente como una agencia de cobros, tal como es el caso de los costos adelantados por fletes o por impuestos pagados, los servicios así proporcionados no son los de la entidad.


3. Momento del reconocimiento del ingreso

Dicho en otras palabras se les puede denominar: obtención y realización del mismo.

Proceso de obtención.
Todas las actividades de una entidad se emprenden para que produzcan ingresos, aunque corrientemente se les reconozca sólo en el momento de la venta del producto creado. Como resultado de ello, ser da por sentado que el ingreso se ha logrado con el transcurso del tiempo, a medida que los diversos factores de la producción se conjunta para que se cree un producto o se preste un servicio.
De igual modo cabe aceptar la idea de que le valor de cambio se crea a medida que un producto va avanzando a lo largo de una línea de montaje de una empresa grande y complicada hasta que sale materialmente terminado por el final de la línea.
Puede haber disponibles medidas satisfactorias del ingreso cuando una división un producto hecho por la primera y la segunda de estas divisiones utilizan el producto para armar otro al que venderá a gente ajena a la entidad.
Cuando se reconocen ingresos a medida que la producción va avanzando se sienta el supuesto, a menos que existan pruebas en contrario de que todos los costos en los que se incurren producen cantidades iguales de ingreso.
En entidades más pequeñas, con una sola división o una sola instalación fabril, típicamente el contador se niega a reconocer ingreso alguno sino hasta que se ha determinado sustancialmente todas las actividades necesarias para la producción.
Pero la actividad relacionada con estos ingresos queda eliminada en la preparación de los estados financieros consolidados, si el producto no se ha vendido a terceros.

Realización:
La realización es, sin duda alguna, uno de los principios más importantes de la contabilidad. Por desdicha no existe un consenso acerca de su significado exacto y del grado en que ha de aplicársela.

  1. Carece de precisión analítica.
  2. Porque el hincapié que hace en el acto de la venta está en conflicto con el postulado de la continuidad de la actividad de la empresa.
  3. Su aplicación quizás asigne ingresos a un ejercicio equivocado.

En dicha publicación, se sostiene que el significado de realización es:
"Un cambio en un elemento del activo o del pasivo que ha llegado a ser suficientemente definido y objetivo para que justifique su reconocimiento en las cuentas ", todos estos cambios han de analizarse por lo que respecta a su fuente y si guardan relación con el producto o la entidad, se les reconoce como ingreso.
Sin embargo probablemente se obtuviese una imagen más exacta de la actividad económica si se hiciera hincapié en elementos conmensurables del activo más bien que en el activo liquido.
El hecho de sostener que la realización implica participación en una transacción de mercado veda a todos la contabilización de un valor de mercado, salvo a quienes toman parte en la transacción que lo establece.
Así pues, desde el punto de vista del contador en ejercicio, la realización no es un principio universal, es una orientación general, que exige determinadas excepciones.
Pero la constante negativa del contador en ejercicio a reconocer como ingresos al aumento definido y objetivo del valor de títulos comercializables parece estar justificado solamente si la interpretación que sé de a la palabra " definido " es que significa " permanente ".
En definiciones recientes de la realización se ha eliminado de ellas la distinción entre ganar un ingreso y su realización. En este caso la realización la determinan tres pruebas:

  1. Pruebas comprobables de un aumento de valor.
  2. Una transacción de mercado entre la unidad contable y alguien ajeno a ella.
  3. La entregue de mercancías o la prestación de servicios.

Así pues, el adelanto de efectivo, al que anteriormente podía llamársele ingreso no devengado, actualmente ha de llamarse ingreso no realizado. Pero la posición así sostenida quizás atraiga algo de apoyo por parte de los usuarios de información financiera. Quienes la defienden instan el reconocimiento de los cambios de valor basados en pruebas comprobables, y estos cambios se contabilizan como ganancias que no quedan realizadas sino hasta que cobran realidad por medio de una transacción de mercado.

El acontecimiento critico:
Debido a que el ingreso es producto de actividades conjuntadas "Cuando deberá considerarse que se ha ganado o devengado un ingreso"
El concepto de acontecimiento crucial cabe ilustrarlo con una venta de contado de una suscripción por tres años a una revista. El ingreso se reparte uniformemente entre los tres ejercicios durante los cuales se entregara la revista, atribuyendo así todo el ingreso a un solo factor: la actividad de redacción y edición.
La cantidad que haya de reconocerse varia según el grado de confianza en la estimación de los costos futuros. En estado de certidumbre, todo el ingreso quedará reconocido en el momento de la venta y se establecerá una partida del pasivo por los costos esperados. Es mucho el trabajo que aún queda por hacer respecto a establecer guías de operación para la asignación de ingresos a períodos.
Sí, en una venta a crédito, se espera que el cobro habrá de ser rutinario, cabe considerar que la función de cobro no devenga ingreso alguno. Pero si ha de dedicarse una cantidad considerable de tiempo y esfuerzo para lograr un cobro muy inseguro, deberá atribuírseles algún ingreso a la función de cobranzas.
La comisión de la "American Accounting Associatión" encargada del estudio de la realización ha sugerido tres pruebas respecto a la misma:

  • Un cambio conmensurable de un elemento del activo.
  • Una transacción de mercado que afecta a la entidad contable y
  • La terminación de un acontecimiento critico.

La idea de un acontecimiento critico aparta la atención de lo rutinario llevándolo a lo pertinente.

4. Bases para el reconocimiento de los ingresos

Base de la venta.
Por lo general el ingreso se contabiliza en el momento de la venta. Debido a que no este totalmente enterado de las ramificaciones que tienen el traspaso legal del titulo de propiedad.
En muchos casos, el titulo queda realmente traspasado con la entrega, son muchas razones que apoyan el reconocimiento del ingreso:

  1. La entrega del material de las mercancías es un acontecimiento discernible de inmediato.
  2. Con el traspaso del titulo, el riesgo de perdida por disminución del precio o por destrucción queda a cargo del comprador.
  3. El ingreso es conmensurable.
  4. El proceso de devengar el ingreso queda sustancialmente terminado, la venta es a menudo el acontecimiento crucial.
  5. El ingreso se ha realizado, incluso en el sentido limitado de recepción de un activo liquido, puesto que, por lo general, se recibe efectivo, o el derecho a recibirlo.
  6. Puesto que la producción quedó ya terminada, por lo general pueden determinarse los gastos de venta, así pues cabe determinar la utilidad.

Base de cobro en efectivo.
Reconocer el ingreso cuando se cobra en efectivo es, en general, lo adecuado sólo cuando la recepción del efectivo va acompañada de la entrega del producto o de la prestación del servicio. A pesar de la teoría del acontecimiento critico, el reconocimiento del ingreso cuando se recibe efectivo, pero antes de la entrega del producto o de la prestación del servicio, esta generalmente rechazado en la practica.
Por consiguiente la base del efectivo para la contabilidad está sancionada por su comodidad, objetividad, y conservadurismo, mas bien que por su teoría.
Cuando el cobro final de ingresos está circundado por una incertidumbre extrema, deberá contabilizársele siguiendo el enfoque del costo de recuperación. Esta forma de contabilización será la adecuada respecto a efectivo recibido por el fiduciario de la empresa que emite obligaciones, algunas de las cuales se adquieren, como una inversión de especulación, con un descuento apreciable sobre su valor nominal más la acumulación de intereses impagados correspondientes a muchos años.

Base de la producción – Producción en proceso.
Reconocer el ingreso incurrentemente en el inicio de la actividad que lo crea constituye, algo que se acerca mucho a lo ideal teórico. Este ideal es el que busca en la contabilización de muchos ingresos por servicios, tales como intereses y arrendamiento.
Generalmente, el servicio se lleva a cabo en las condiciones de un contrato o convenio previo. Contabilizar el ingreso sobre una base de porcentaje de determinación, cuando se trata de contratos a largo plazo, tiende a relacionar el reconocimiento con la producción.
Ingresos y utilidad se reconocen, proporcionalmente, a la terminación, y generalmente se les mide poniendo en relación los costos incurridos con el total de los costos esperados, a pesar de estas dificultades y fallas, el enfoque a base del porcentaje de terminación probablemente de una descripción de la actividad económica mejor que la puede dar su alternativa, el proceso de producción lo constituye el crecimiento natural o el añejamiento de un curso. En el caso en que hay disponibles valores de mercado para productos en fases intermedias de crecimiento, estos valores pueden ser considerablemente más bajos que los que la entidad espera para el producto cuando el mismo haya madurado, menos los costos en que se incurrirá para llevar el producto a su madurez pero si se permite que la acreción afecte la utilidad neta en la industria agrícola, en la que el aumento natural del ganado poseído se hace figura en el inventario en el precio neto de mercado.
Estos aumentos se restan, como parte del inventario, para determinar así el costo del producto vendido, y de este modo afectan indirectamente la utilidad neta contabilizada.

Base de producción – Producción terminada
El reconocimientos del ingreso cuando termina la producción está sancionado, en la practica, respecto a ciertos metales precios, tales como el oro y la plata, que pueden venderse pronta y fácilmente, sin costos apreciables de comercialización, pero un precio fijo garantizado por el gobierno.
Respecto a los otros metales, y productos agrícolas, los requisitos son parecidos, pero ampliados:

    1. Un precio estable de mercado
    2. Ausencia de costos apreciables de comercialización
    3. Ínter cambiabilidad de unidades
    4. Dificultad para la obtención de costos reales aproximados.

5. Reconocimiento de gastos

Definición.
Gasto es la corriente de recursos o potenciales de servicios que se consumen en la obtención del producto neto de la entidad: sus ingresos.
El gasto de define como expiración de elementos del activo en la que se han incurrido voluntariamente para producir ingresos.
Las pérdidas son expiraciones involuntarias de elementos del activo que no guardan relación con la producción de ingresos.

Definición del activo.
Básicamente el Activo lo constituye beneficios futuros; para que sean de beneficios futuros estos potenciales de servicios no han de haber expirados, han de tener un valor positivo y tiene que ir a dar a una entidad específica que tiene un derecho exigible de tal naturaleza que puede excluir a terceros de que lo reciban o utilicen.
Los atributos esenciales y pertinentes del activo son la existencia de un potencial de servicio y del derecho a recibirlo.

Inclusiones en los gastos.
Conceptualmente, las perdidas pueden distinguirse de los gastos y, por lo tanto, debe de excluírselas de toda determinación de la utilidad neta de las operaciones. Pero, debido que afectan el bienestar de una entidad, son adecuadamente deducibles de los ingresos para llegar a la utilidad periódica neta.
Debido a que la utilidad neta permanece inalterada, en la práctica corriente no se establece diferencia entre los gastos y las modificaciones de los ingresos.
Debido a que los intereses es mas una recompensa al uso del capital que una causa de ingreso, en la teoría de la entidad cabe establecer un poderoso argumento a favor de la definición del interés como una distribución de la utilidad mas bien como una determinante de la misma. Proceder a restar los intereses de los ingresos cual si fuera un gasto es, al parecer, adecuado solamente dentro de la teoría patrimonial. También sostiene que los impuestos sobre la renta no son un gasto, sino distribuciones de la utilidad y se hace notar específicamente que no se les devenga en años con pérdida.
El costo neto de conseguir capital con la emisión de acciones o títulos se determina, generalmente comparándolo con el producto así recibido, siguiendo la misma línea de razonamiento ¿Deberían considerarse como gastos de los costos en que se incurren al preparar o expedir cheques periódicos por dividendos? De no ser así ¿qué son?
Puesto que estos costos son necesarios para las operaciones de la empresa, debemos dar por supuesta una relación indirecta de los mismos con los ingresos., y estos costos han de tratarse como gastos.
Todas las restas necesarias para llegar a la utilidad neta para los accionistas son gastos y, aunque quizás sea teóricamente deficiente, este enfoque encierra las ventajas prácticas de que gira en torno de un residuo importante.
Y aunque el estado de pérdidas y ganancias que el contador prepara, presenta los gasto clasificados y generalmente enumerados en el orden de: costo de mercancías vendidas, gastos de venta, gastos administrativos e impuestos, todos los gastos son homogéneos en cuanto se le resta de los ingresos. No hay prioridades en el orden de recuperación.

Medición de los gastos.
Idealmente la medición de los gastos deberá expresarse a base de valor que para el dueño tiene los potenciales de servicios, consumidos en la producción de ingresos. Esto se infiere naturalmente, de las ideas de que la base conceptualmente superior de la valorización de los elementos del activo es el valor que estos elementos tiene para su dueño, y que los gastos son elementos expirados del activo. Por lo general, la idea es que el valor para el dueño es le valor actual de los cobros futuros netos en efectivos que se esperan de aquel elemento del activo. Debidos a su subjetividad, las mediciones de los gastos se exponen en gran medida, a base de algún concepto de costo o valor corriente.

Costo o valor corriente.
Hemos de hacer notar que el costo de la sustitución se sostiene sobre la base de que el valor que un elemento del activo tiene para su dueño no puede ser superior al costo de sustituirlo. Presumiblemente, si el valor actual de un elemento del activo es mayor que el costo de adquirirlo, se adquirirá otros elementos mas del activo, siempre que sean suficientemente divisibles en pequeños incrementos, hasta que de los dos montos sean iguales.
Se considera que la base de valorización de los elementos del activo es el precios corriente de venta de los mismos, menos los costos que se desprenden de el, si los hay, debido a que: 1) representa el valor que el elemento del activo tiene para su dueño, en el sentido de que le permite hacerse de mercancías y servicios; 2) puede ser el costo de oportunidad del elemento del activo, representando así el sacrificio económico real en que se incurre cuando el elemento del activo se consume en la producción de ingresos, siempre que no haya asequibles otros usos mas valiosos y 3) representa el valor mínimo del elemento del activo para su dueño. Por regla general, se rechaza el uso de los valores de mercado, debido a que estos valores no existen respecto a muchos elementos del activo, ya que el punto de vista de la liquidación, implícitos en su uso, choca con el concepto de empresa en marcha.
Pero, a veces, hay partidas de inventarios y otros elementos del activo a los que se retiran de servicios y que, en espera de su venta, se le evalúa a su valor neto realizable.
Un elemento del activo puede tener, naturalmente, para su dueño, un valor inferior a su costo de sustitución pero superior al valor neto realizable. Esto seria cierto respecto a elementos del activo a los que los cambios tecnológicos han vuelto anticuados. Estos elementos del activo pueden utilizarse en la producción de mercancías que puedan venderse con beneficios mientras que, de por si, quizá no tenga valor alguno o valor negativo, es decir, que los costos de eliminarlos quizá sean superiores al precio de venta. Así pues, no existe al parecer, ninguna medida sustitutiva única que, en todo momento y en todas condiciones, constituya la aproximación al valor actual tal como se le determina descontando futuros cobros netos esperados en efectivo.
El contador rechaza, por lo general, el costo de la sustitución como base para la medición de elementos del activo y los gastos. Pero hay excepciones, Reconocidas, en especial cuando las mediciones sobre base corrientes es por demás probable que discrepen sustancialmente de las mediciones contabilizadas.

Costos.
Aunque la practica común para la medición de los gastos, a base del costo histórico, esta a menudo justificada por la objetividad, puede existir algún fundamento teórico de la misma. Pero por lo general, el apoyo dado al costo histórico no obedece a que pueda dar un valor aproximado. El fin primordial de la contabilidad es de que dé cuenta a los accionistas de la actitud para la administración propia de la dirección de la S.A.
Y un informe debidamente redactado del modo de administración presenta la inversión de los accionistas tal como este comprometida o incluida en recurso y sigue el curso de estos compromisos e inclusiones mientras fluyen por la entidad hasta llegar a terceros. A si pues se insta al contador a que se ocupe de la inversión, o de los costos representados por los recursos, mas bien que de su valor.
Pero el concepto del costo esta tan profundamente arraigado en la contabilidad que, incluso elementos del activo adquiridos como donativos se dice que tiene un costo igual a su valor medio de mercado en el momento que se le recibió.

Momento Del Reconocimiento De Los Gastos
¿En que momento deberá encargarse a gastos las mediciones monetarias de los potenciales de servicios consumidos en la producción de ingresos?
En esencia la idea del hermanamiento exige que los ingresos, y los gastos en los que se ha incurrido para producirlos, reciban en las cuentas un reconocimiento periódico concurrente. Solamente si el esfuerzo (gasto) esta debidamente relacionado con el logro (ingreso) será cuando la diferencia (utilidad) tendrá algún significado como índice de la eficacia en el uso de los recursos. Así pues el principio del hermanamiento es un reconocimiento de la relación de causa efecto que existe entre gasto e ingreso.
Los potenciales de servicios consumidos en la producción de ingresos habrán de tratarse cuando se les emplee como gastos. Pero el reconocimiento del ingreso se pospone debido a que se sigue el principio de la realización. Y por cuanto ha que hermanar el gasto y el ingreso, de ello se infiere que la idea de la realización regula también, al menos hasta cierto punto, el momento para el reconocimiento del gasto dicho de modo más amplio, el reconocimiento del gasto esta teóricamente en función del reconocimiento del ingreso.
Pero por desdicha, falta una correlación positiva claramente discernible entre gasto e ingreso. Aunque son necesarios para las operaciones de una empresa muchos gastos no guardan sencillamente una relación discernible con los ingresos. Como resultado de ello, se han empleado como guía burlas, para el reconocimiento de gastos las ideas menos exactas de costos del producto y costos del ejercicio.

Costo del producto.
Determinados factores de la producción son esenciales para la producción de mercancías cuando se les mide a base del costo, estos potenciales de servicios reciben la denominación del "costo del producto" una vez se ha determinado que un costo lo es del producto, se le pone en relación con una mercancía especifica y se le da por gastado cuando se reconoce el ingresos procedente de la venta de la mercancía.

Costos Directos Ajenos Al Producto
De ves en cuando pueden haber costos específicamente relacionados con determinados ingresos pero no con las mercancías vendidas. El mejor ejemplo lo tenemos en las comisiones de los agentes vendedores. Este costo quizás no se cague en el ejercicio en el que se incurrió en el, sino hasta comenzado el ejercicio posterior.
De igual modo cabe establecer una relación bastante estrecha entre los costos en que se incurre para promover un producto nuevo y los ingresos que son resultado de la venta de dicho producto. Estos costos no deberán cargarse a gastos sino hasta que se reconozcan los ingresos por la venta de los productos.
En determinados casos se incurren en costos directamente relacionados con ingresos específicos después del ejercicio en que se hizo la venta, o "costos posteriores", tal como se les llama. Son ejemplos de ellos los costos del cumplimiento de una garantía y los de cobranza respecto a las garantías el ingreso queda típicamente, reconocido en el momento de la venta.
El procedimiento alternativo consiste en aplazar el reconocimiento de una parte del ingreso hasta que sea incurrido en los costos de cumplimientos de la garantía, asignando así algo del ingreso al ejercicio en el que se le devengan por medio del cumplimiento de la garantía. Los costos de cobranza en el que se esperan habrán de incurrirse, cabe también asignarlos como gastos del ejercicio en el que se hizo la venta, con la alternativa de aplazar el reconocimiento del ingreso hasta que se ha cobrado el efectivo si se espera que los costos habrán de ser apreciables y si el cobro es por demás inseguro.

Costos Del Ejercicio
Cuando el costo de buscar ingresos no es posible relacionarlo con ningún ingreso específico se le llama costo del ejercicio. Los costos del ejercicio se dan por gastados en el ejercicio en el que se incurrió en ellos. Típicamente se les encuentra solamente en las funciones de ventas y administración de la entidad de negocio, salvo cuando se emplea la determinación directa de los costos.
Paton y Littleton sostienen que, en circunstancias ideales todos los costos estarían ligados a productos y se les daría por gastados en el momento del reconocimiento del ingreso dimanante de su venta. La realización del ideal de Paton y Littleton exigiría que todos los costos pasaran por una cuenta de inventario y que se le reconociese como el único gasto de la entidad: costo de las mercancías vendidas.
Sin embargo el concepto del costo del ejercicio parecerá un expediente debido solamente a que el reconocimiento del ingreso esta gobernado por otro expediente: la realización. En los casos en que los ingresos quedan reconocidos cuando se le crea (en el sentido de valor añadido o plusvalía), todos los costos relacionados con su producción son costos del ejercicio, así pues el intento del contador por disminuir las incertidumbres en la medición del ingreso confiado para ello en la realización, tiene como una de sus consecuencias naturales un momento de la incertidumbre que rodea la medición del gasto del ejercicio.
Sin embargo, ningún costo pose un atributo a el inherente que exija que se le cargue a gastos, inmediatamente y todas las veces en que se incurren en el. No se puede dar por supuesto que sean cauda del ingreso corriente puesto que no hay tal ingreso corriente ni se ha hecho intento alguno por obtenerlo. Por lo tanto estos costos hay que relacionarlos con ingresos futuros.

Perdidas.
No debe hacerse intento alguno por el hermanar perdidas con ingresos específicos puesto que por definición, son potenciales expirados de servicios, deberá cargarse contra los ingresos del ejercicio en que aquellos perdieron su "capacidad de discernible para producir ingresos".
La distinción entre pérdida y costo del ejercicio no es un asunto fácil y a menudo es cuestión de juicios. La dificultad en trazar esta distinción sirve de base para que tanto los gastos como las pérdidas se carguen a los ingresos corrientes dejando ver, naturalmente, tan claro como sea posible dicha distinción.
Por otra parte determinadas expiraciones del potencial del servicio pueden ser correcciones echas a gastos del ejercicio anteriores; si tal es el caso, se le debe cargar directamente a ganancias retenidas, cuando sean pertinentes.

Resumen
Aunque se les ha definido de diferentes maneras, los gastos son, básicamente, expiraciones de elementos del activo en las que se han incurridos voluntariamente en el intento para la producción de ingresos, mientras que las pérdidas son expiraciones involuntarias que no guardan relación alguna con la producción de ingresos. Aunque conceptualmente, cabe la distinción entre pérdidas, modificaciones del ingreso y distribuciones de utilidades (intereses) no se establece en la practica, distinción alguna entre ellas y los gastos.
Idealmente, los gastos deberían medirse a base del valor que los elementos consumidos del activo tienen para el dueño. Hay algo de base teórica para la afirmación de que este valor puede ser igual al costo histórico en el momento en que se adquiere tal elemento del activo pero típicamente los gastos se miden en costos históricos y se les justifica a base su objetivad e idoneidad, como base para dar cuenta de la eficacia de la administración.
Si la utilidad ha de ser índice de la eficacia, los gastos (esfuerzos) y los ingresos (logros) tienen que quedar reconocidos coincidentemente. El principio de la realización aplaza el reconocimiento de los ingresos y el principio del hermanamiento reclama que el reconocimiento de los gastos se demore hasta que se reconozca el ingreso debido a que menudo no se llega a discernir una correlación positiva entre gastos e ingresos se emplean las ideas de costos del producto y costo del ejercicio para que se facilite el reconocimiento de los gastos. Los costos del producto van ligados al producto y se les carga a gastos cuando se venden los productos. Los costos del ejercicio se cargan a gastos cuando se incurren en ellos. Las pérdidas se reconocen dentro del periodo en que se incurrió en ella.

Trabajo enviado por:
Alfredo Esteban Alcántara
fredy_est13[arroba]yahoo.com.mx


Fuente: http://www.monografias.com/trabajos10/rega/rega.shtml?relacionados